¿Qué hacer en un viaje de dos días en Barranquilla? | Blog Ayenda Rooms
22366
post-template-default,single,single-post,postid-22366,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

¿Qué hacer en un viaje de dos días en Barranquilla?

Barranquilla es una de las ciudades estrellas de Colombia. Es una región en la que puedes conocer lo mejor del país. Desde su producción hasta sus atracciones turísticas. Además de ello es bien conocido el buen recibimiento que reciben allí los visitantes. Es cálido y totalmente ameno.

Con lo anterior posiblemente se te haya ocurrido visitar esa hermosa ciudad. O puede que ya estés en planes de hacerlo. De cualquier modo, en Ayenda Hoteles hemos preparado un itinerario de dos días para ti. Con el mismo podrás explorar lo suficiente toda Barranquilla sin tener que ausentarte mucho de tu trabajo.

Pasear por el malecón León Caridi

El malecón León Caridi es una de las paradas obligatorias según algunos turistas. No podría ser para menos, si tomamos en cuenta el hermoso panorama que ofrece a quien lo visita. Para empezar, te da una vista a todo el río Magdalena, uno de los más inmensos de toda Colombia.

Como si lo anterior no fuese ya bastante de por sí, en todo el camino está presente una dulce brisa. Esta, te lo aseguramos, es de lo más refrescante. Incluso para el tan exaltado variopinto clima colombiano, aquí el ambiente es muy particular.

Otra ventaja a favor de esta actividad es que el malecón es sumamente colorido. Cada año se lo suele acondicionar, de modo que se encuentra en perfectas condiciones. No solo eso, también se integra de vez en cuando algunos elementos decorativos que deleitarán tus ojos.

Finalmente, un punto especial a señalar de esta actividad es que puede durar tanto como quieras. Y es que el malecón se extiende por 700 metros. Es la distancia suficiente como para que pienses y reflexiones. O, por otro lado, puedes detenerte en un punto, y dejar que tus pensamientos fluyan.

Visitar el Museo del Caribe

¿Has querido conocer alguna vez la cultura caribeña? Pues entonces esta es tu parada ideal. En el Museo del Caribe hallarás toda la información que te interese acerca del tema. Hay exhibiciones, recorridos, charlas, presentaciones de todo tipo…

En este museo podrás conocer aspectos como la gastronomía de los indios del Caribe. Asimismo, puedes tener la oportunidad de saber cómo eran su música y su danza. Para ello contarás con la participación de diversos artistas que se encargan de recrearlas.

Una cosa interesante también es que se suele exponer muchos videos informativos. En ellos se retrata la cultura de las etnias del Caribe. De esta forma puedes verla representada y documentada a la vez. 

Como punto extra, el Museo del Caribe es perfecto si te gusta la obra de Gabriel García Márquez. Y es que hay más de una exhibición que toma inspiración en sus textos. Macondo, los Buendía y todo su riquísimo universo tienen aquí un reflejo. 

Ir a Bocas de Ceniza

Esta parada es perfecta para cualquiera de los dos días. En Bocas de Ceniza verás cómo desemboca el Magdalena en el Caribe. Ese encuentro produce como resultado una mezcla de colores. Es decir, los que están presentes en el agua salada y los que pertenecen a la dulce.

Aunque suene sencillo, se trata de un espectáculo digno de ser filmado. Es un choque de la naturaleza consigo misma. Uno que en ninguna medida ocasiona daños. Cabe destacar también que el camino hasta allí es hipnotizante desde el primer momento.

Sí, es sencillo. No tiene un diseño particular, especialmente porque no se lo remodela. Sin embargo, ese detalle lo vuelve un lugar casi ancestral. No ha conocido prácticamente la mano del hombre. Por lo tanto, es testimonio de las formaciones terrestres que se dan por procesos naturales.

Esta opción será más recomendable si viajas solo. En primer lugar, porque si te atrapa el panorama no habrá nadie que te interrumpa. Y en segundo, porque el camino es muy largo y puedes utilizar toda esa extensión para meditar mientras avanzas. 

Conocer la Iglesia de San Nicolás

Puede que no te guste mucho el tema religioso. O quizá sencillamente quieres prescindir de él en tu viaje. Sea como sea, incluimos esta actividad debido a que consideramos que no puede faltarte.

La Iglesia de San Nicolás posee un diseño único en su estilo. Tiene una vena gótica, pero asimismo una moderna. Esta última se debe a las actualizaciones que se ha hecho a su estructura. Siempre, claro, respetando el diseño original. En un todo, es una mezcla armoniosa entre ambas corrientes.

Aunque si algo se destaca sobre todo es su color. De hecho, muchos visitantes la llaman “La Colorida” gracias a sus profundos tonos. Curiosamente, a pesar de ser bastante intensos resultan suaves a la vista. Es un espectáculo que demuestra que los arquitectos también son artistas.

Vivir el Carnaval de Barranquilla

De acuerdo, esta actividad no está disponible durante todo el año. Hace falta que te informes acerca de las fechas puntuales. En todo caso, tendrías que fijar tus días de viaje en alguna de ellas. Sí, suena como un gran sacrificio. Aunque si tienes la posibilidad, te recomendamos tomarla sin dudar.

Este carnaval es incuestionablemente el evento festivo colombiano por excelencia. Algunos aseguran que incluso rivaliza con los de otras naciones, como por ejemplo Brasil. No por nada se lo declaró Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad. 

En el Carnaval de Barranquilla conocerás todas las tradiciones caribes, como en el museo mencionado antes. Se hace desfiles y danzas llenas de color y de alegría. Aun cuando no te guste esta clase de eventos, seguramente te contagiarás de la emoción.

Por otra parte, el Carnaval de Barranquilla es un punto de encuentro cultural obligatorio. Si fuiste a la ciudad, pero no lo viviste, es como si nunca hubieses ido. Anímate y dale una oportunidad, ya que no podrás encontrar uno igual.

Ir de compras 

Ir de compras es una actividad muy común; tal vez hasta ordinaria, según algunos. Pero no por ello deja de ser interesante. Y esto porque en cada ciudad hay centros comerciales diferentes. A pesar de que puedas hallar una misma tienda, la arquitectura del establecimiento es única.

Partiendo de eso, incluimos esta actividad en el itinerario. Los centros comerciales de Barranquilla no tienen comparación. Su estructura es bastante adecuada al siglo XXI. Además, tienen una variedad increíble en cuanto al tipo de tiendas que engloban.

El mejor momento para que vayas a uno es durante la noche. La razón es muy sencilla: a esa hora puedes apreciar sin problemas la iluminación. En definitiva, las luces les dan un aspecto aún más espectacular. Ante ellos te sentirás en una metrópoli del primer mundo.

Conocer los edificios restaurados

Barranquilla es conocida por contar con muchos edificios y espacios históricos que han sido restaurados. La lista es bastante larga, a decir verdad. Sin embargo, considerando que dispones a la mano de solo dos días, seleccionamos un par que te dejará satisfecho.

Se trata de la Plaza de Intendencia Fluvial y el Antiguo Edificio de la Aduana. Ambos ostentan un tiempo muy largo en el suelo de Barranquilla. Son un hito, en una sola palabra. Hace tiempo que fueron restaurados, aunque constantemente se los acondiciona para los turistas.

En ambos espacios te sentirás maravillado. El diseño de cada uno es un caramelo para los ojos. De la misma manera, no cuesta nada visitarlos, así que te ahorrarás dinero. Esta es una buena opción si, por ejemplo, viajas en grupo, ya que la inversión se reduce.

Hace falta señalar que el Antiguo Edificio de la Aduana es un monumento nacional. En consecuencia, ya el simple hecho de visitarlo es completamente fenomenal. Podrás contárselo a tus amigos al regresar de Barranquilla.

Visitar el Castillo de Salgar

Los castillos son algo que a muchos latinoamericanos les despierta una gran emoción. Eso probablemente se deba a los innumerables relatos en los que aparecen. Para endulzarlo aún más, sucede que son muy pocos los que hay en este lado del mundo.

Barranquilla, por suerte, es una de las ciudades que cuenta con uno. El Castillo de Salgar es una obra arquitectónica que data del siglo XIX. Es de origen español, como lo revela bien su diseño. Fue usado por ese pueblo como una estructura de defensa. Y actualmente es parte del turismo.

El Castillo de Salgar ofrecerá a tus ojos una vista impresionante. Se encuentra cerca del borde de un acantilado y frente al mar. Por lo tanto, es fácil contemplar las olas, el atardecer, las estrellas, etc. Si viajas con tu pareja, pueden tener un momento muy romántico en él.

Todavía hay más. En este castillo suele organizarse todo tipo de eventos y de funciones. No son tan coloridos como los del Carnaval, pero no dejan de ser igualmente impresionantes. Y la calidad con la que son presentados es digna de ser admirada.

Explorar el zoológico

Barranquilla, como muchas otras ciudades, tiene su propio zoológico. Y uno muy variado, de hecho. Podrás hallar en él diversas especies de varias partes del mundo. De África, de Europa, de Norteamérica…

La variedad de animales es tal que hay incluso pelícanos. Por otra parte, el zoológico está perfectamente diseñado para conservar a cada especie. Así que no temas por su seguridad ni por la tuya. Podrás echarles un vistazo sin nada que temer.

El zoológico tiene, por supuesto, su propio horario. Por consiguiente, no es una actividad que puedes colocar en cualquier momento de tus dos días. Aunque sí permanece abierto por varias horas, de modo que encajará en el itinerario fácilmente.

Divertirte en Puerto Velero

Puerto Velero es un espacio perfecto para que practiques deportes acuáticos. No te preocupes si nunca has tenido experiencia con ninguno. Aquí hay especialistas y profesionales que te guiarán en cada paso. De ese modo, puedes estar confiado de que nada te sucederá.

Lo único que te pasará es que te divertirás como nunca. Ya sea con el kayak, con el windsurfing o con cualquier otro deporte, tu espíritu se distraerá. Sumado a ello, el clima costeño de Puerto Velero dejará una buena sensación en tu piel.

En este lugar hay asimismo un parque acuático. Y no es cualquiera, sino el primero que ha existido en todo el suelo colombiano. Se trata de Caribe Aqualand, un espacio perfecto para niños y grandes. Tanto si viajas solo como si lo haces con tu familia, hallarán allí con qué entretenerse un buen rato.

Recorrer el Barrio del Prado

El Barrio del Prado es de lo más icónico en Barranquilla. Hay mucho que decir de él y mucho que ver. Por ahora nos limitaremos a señalar que es un ejemplo perfecto de lo antiguo en el mundo moderno.

Detrás de este barrio existe una rica historia. Sucede que fue el primer proyecto urbano de toda Colombia. Se invirtió mucho dinero cuando fue planeado. De ahí que no puedas ver en otras partes del país lugares similares.

El Barrio del Prado alberga varios sitios de interés. Uno de los más especiales es el bulevar central. Ahí está un monumento de bronce con forma de águila. Fue erigido en honor a los pioneros de la aviación y también a los fallecidos en un accidente aéreo de 1924.

Otro espacio atractivo es el Parque Santander. Es muy representativo de toda la cultura de Barranquilla y de la nación colombiana. Vale señalar que es de los más conservados que hallarás en toda Latinoamérica.

Enlodarte en el Volcán del Totumo

La actividad final es bastante peculiar. Más allá de su nombre, el Volcán del Totumo es una joya de la naturaleza. Muchas personas lo visitan asegurando que su lodo contiene propiedades benéficas para la piel.

Por ejemplo, muchos turistas dan testimonio de que el contacto la hace rejuvenecer. Otros dicen que le devuelve todo el brillo perdido. De cualquier forma, lo cierto es que se trata de un espacio singular, casi mágico.

Al Volcán del Totumo puedes ir tanto en grupo como solo. La experiencia es la misma. Te sentirás bastante caliente, aunque de una forma muy agradable. Y aunado a ello, la vista es espectacular desde allí.

¿Te Gustó? Compártelo

No hay comentarios

Escribe un comentario